Gaona, Palacios y Rozados Abogados

El Gobierno español aprueba medidas para apoyar a los sectores hortofrutícola y vitivinícola afectados por fenómenos climáticos adversos

El Consejo de Ministros de España ha dado luz verde al Real Decreto 785/2023, de 17 de octubre, que introduce una serie de medidas de flexibilización para apoyar a los sectores hortofrutícola y vitivinícola del país. Estas medidas tienen como objetivo brindar apoyo a los productores afectados por fenómenos climáticos adversos y perturbaciones en el mercado.

El Gobierno español había presentado previamente a la Comisión Europea una solicitud para modificar ciertos reglamentos en estos sectores con el fin de facilitar el acceso a las ayudas del programa de apoyo al sector del vino, ampliar la vigencia de las autorizaciones de viñedo y otorgar facilidades a los productores de frutas y hortalizas para acceder a fondos de su programa operativo. Estas solicitudes han sido aprobadas y ahora se aplican en la normativa estatal.

Para el sector vitivinícola, se han implementado varias medidas clave, incluyendo la ampliación en 12 meses de la vigencia de las autorizaciones de plantaciones de viñedo que caducarían en 2023. Además, se permite a los titulares de estas autorizaciones renunciar a ellas sin sanciones si lo comunican antes del 31 de diciembre de 2023 en la comunidad autónoma donde se otorgó la licencia.

En el marco del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASVE), se ha permitido justificar un 3% del gasto en lugar del 30% requerido para continuar la ejecución de operaciones de reestructuración y reconversión de viñedos, siempre que estas operaciones hayan comenzado antes del 15 de octubre de 2023. Esta excepción se aplica de manera retroactiva, y el plazo para la completa ejecución y pago se extiende hasta el 15 de octubre de 2025.

En el sector de frutas y hortalizas, se han introducido modificaciones temporales que permiten a las organizaciones de productores de frutas y hortalizas (OPFH) realizar ajustes en sus programas operativos a lo largo del año. Estas adaptaciones incluyen la posibilidad de solicitar anticipos o pagos parciales de la ayuda, un aumento del porcentaje de ayuda general del 50 % al 60 % de los conceptos de gasto o inversiones realizadas con el límite de la ayuda aprobada, y la suspensión de los límites máximos por medida o actuación dentro del programa operativo, lo que permitirá un mayor uso de las medidas de gestión de crisis.

En resumen, estas medidas de flexibilización buscan aliviar las dificultades que enfrentan los productores hortofrutícolas y vitivinícolas en España debido a condiciones climáticas adversas y perturbaciones en el mercado, garantizando así la estabilidad de estos sectores clave en la economía del país.

Fuente: BOE

Compartir este articulo